Los amigos vienen y van

 Últimamente paso más tiempo entre vagones que en mi casa y cuando ves las cosas desde la distancia, cuando el tren de la vida te lleva lejos de los tuyos, empiezas a ver las cosas con más perspectiva y madurez…

Siempre se dice “cuida a tus amigos”, “los novios vienen y van, pero los amigos permanecen” o “los amigos son la familia que elegimos”. Esto no es del todo cierto… A lo largo de mi vida, mis principales decepciones han sido en el ámbito amistoso. A lo mejor, mi problema es llevar a cabo esos “consejos”. A veces no estamos preparados para ver cómo aquellas personas se alejan y te preguntas ¿qué he hecho mal? ¿por qué me desplaza de esa manera?…

Dicen que “los amigos se cuentan con los dedos de una mano y sobran” y es cierto, con la edad te vas dando cuenta de que hay muy pocas personas que se entreguen 100% a una amistad verdadera y, que el resto de personas que pasan por tu vida, sirven para dar lecciones. Al fin y al cabo, quien quiere estar a tu lado, está y quien no, no.

Es cierto que en el momento que se produce la ruptura emocional y no hay un motivo, duele, duele mucho, pero esto te sirve para madurar y ver que nada es para siempre. A veces sobrevaloramos las amistades, te creas una expectativa, quieres a esa persona como a una hermana, le has regalado momentos únicos y, en cuanto algo falla, sientes un vacío en tu interior. A lo mejor esa persona no te consideraba tan importante como ella lo era para ti. 

Cuando haces todo lo posible por mantener esa amistad de cuando erais más pequeños, esas amistades que considerabas infinitas y con las que podías ser 100% tú, con las que has crecido… y de repente, cambia, y no por ti, sino por la otra persona, ya sea porque le ha sucedido algo y no puedes ayudarla porque no quiere ayuda, ya sea porque decide salir con otra gente y no te llama, porque le ha pasado algo ajeno en su vida y ha cambiado… 

Nos empeñamos en esa amistad, en lo que fue, y no nos damos cuenta de que esas personas ya no son aquellos amigos inseparables… A veces no valoras que hay otra gente que ha llegado a tu vida sigilosamente, sin avisar, y que están contigo en momentos de diversión, de locura, de tristeza… Por culpa de esa coraza que te creas por los que te han hecho daño, entregas un 50% a personas que a lo mejor se merecen un 100%…

Pero la vida es así, te hacen daño y pagas con quien no debes los platos rotos… Necesitas el doble, te vuelves más exigente y a veces pasas por alto personas maravillosas. ¿Es mejor quitarse esa coraza, aceptar lo que viene y fluir ante la vida? o… ¿es mejor seguir con esa coraza y entregar un 50% para que no te hagan más daño?

Resultado de imagen de amistad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quiere-te-me

La música está constantemente en nuestras vidas, contándonos experiencias con las que todos nos sentimos identificados de una manera u otra. Hoy rescato unos versos de nuestro querido Manuel Carrasco, ¿por qué? porque hay que empezar a pensar en uno mismo.
A veces nos preocupamos tanto de los demás, que dejamos de pensar en nosotros, nos olvidamos de cuidarnos, de querernos, de vivir, ser felices. Rodéate de gente que te aporte felicidad, que te aporte amor. Alejémonos del odio, las malas vibraciones, de las personas que no nos hacen sentir bien, porque no “quien más te quiere te hará llorar”, al contrario, quien bien te quiere te cuidará, estará a tu lado, te apoyará y siempre buscará tu felicidad.

“Cuando preguntes el porqué,Comienza por pensar en ti, Cuando te olvides otra vez, Empieza por quererte a ti”

“Porque la vida tuya es, Y siempre tienes que luchar, Y a veces tienes que perder, Para luego poder ganar, Para sentir, para vivir, Para soñar”

Resultado de imagen de CUIDARSE A UNO MISMO